El lirio

Flores elegantes que con sus tres pétalos colgantes y tres pétalos recogidos hacen del lirio una de las flores de primavera más llamativas. Esta flor tiene un aire distinguido, ya que la flor de lis procede del lirio. Al mismo tiempo, tienen un aspecto natural, como si pudieran crecer entre los juncos. El lirio es perfecto para la moda actual de combinar productos puros con líneas fuertes. Esta flor cortada suele quedar bien con ramos y arreglos de un solo color. Los cultivadores cuidan las flores, por lo que la vida útil se mejora considerablemente. Como resultado, las flores siempre se abren y son ideales para florero.

 

Origen
El lirio pertenece a la familia de las iridaceas y cuenta con unas 3000 especies en estado salvaje, especialmente en las zonas con clima suave del norte. Las flores crecen a partir de resistentes bulbos que pueden sobrevivir en áreas secas, frías y húmedas. Lo más probable es que la flor se originara en Asia Central. Los lirios floriculturales populares tienen su origen en bulbos que han crecido en España, Portugal y África del Norte.

 

Amplia gama
La flor más común es la «Dutch Iris Groep», también conocida como lirio holandés. Esta variedad, de flor y tallo esbeltos y finos, está disponible en muchos tonos de azul, desde azul cielo hasta azul acero y lila. También existen lirios de color amarillo, blanco o incluso de dos colores. El lirio alemán del «Germanica Groep» cuenta con una gama de colores más variada, tiene flores más gruesas y unos hilos en los sépalos inferiores en forma de barba. También se lo conoce como lirio barbudo.

 

Recomendaciones de cuidado

  • Corte 3-5 centímetros de los tallos con una tijera de podar o cuchillo afilados. Coloque el lirio en un cubo o jarrón limpio con agua limpia.
    • Añada un conservante especial para flores de bulbo. Estos nutrientes garantizan que las flores se abrirán bien y durarán más.
    • Las flores no deben estar humedecerse demasiado por la humedad relativa (HR) o de la condensación, ya que esto propicia la botritis, que reduce enormemente el valor ornamental. Los lirios se pueden almacenar en una cámara frigorífica a 2 °C, preferiblemente en posición vertical, para evitar que se deformen. Cuanto más corto sea el tiempo de almacenamiento, mejor aspecto tendrá la flor en el jarrón.

Recomendaciones de presentación
El lirio destaca por sus tonos azulados, poco habituales entre las flores cortadas, que combinan muy bien con el blanco y el amarillo en alegres conjuntos primaverales con, por ejemplo, forsythia y ramas en flor. También puede presentarlos en una estantería, como hermoso expositor primaveral. El lirio se presta a un sorprendente arreglo en paralelo y, gracias a su resistente tallo, es ideal para arreglos altos solitarios.

2021-09-06T16:18:15+00:00